Translate

martes, 27 de agosto de 2013

10 – New Orleans (Tercer mundo... y orgullosos de serlo!)



"América tiene sólo tres ciudades, New York, San Francisco y New Orleans,  todo el resto es Cleveland"

Del 14 al 23 de Agosto, 2013


Los habitantes de esta ciudad saben perfectamente que es lo que son, saben perfectamente que no se parecen a ningún otro sitio ni tienen el desarrollo de otras partes de Estados Unidos, saben que las leyes aquí son más flexibles, que el estado de sus calles no es ejemplar, que hay desocupación, droga, infraestructuras obsoletas y que probablemente un alto porcentaje de sus locales de ocio no pasarían un control de sanidad de ningún país civilizado. Pero saben también, que tienen algo importantísimo que le falta a la mayoría de las otras ciudades “civilizadas”: La alegría de vivir.






La ciudad vive en una fiesta permanente, la música se respira en todos sus rincones, la cordialidad de la gente y de su ambiente invita a todos a unirse a ella, ya sean locales o visitantes de la ciudad.









Nosotros pudimos ver y vivir la ciudad como no lo hubiésemos podido planear nunca, desde adentro, gracias a la amabilidad de Susan y Robert, que aman la ciudad como los que más, y nos hicieron sentir parte de ella y amarla también.





New Orleans (que los locales pronuncian mas o menos “Nuorlans”) Es una ciudad fundada por los colonos franceses en 1718, luego cedida a España mas o menos en 1762 y luego tomada por los ingleses en 1795 (gracias Wikipedia!). Lo de la historia viene un poco porque esto justifica su identidad. Una mezcla de la cultura francesa, caribeña, africana, española e inglesa, clima sub tropical muy húmedo, un paisaje plano con tierras bajas, pantanos y lagunas, el rio Mississipi, el lago Pontchartrain, mucha fauna autóctona y vegetación exuberante. El resultado: una ciudad muy pintoresca, en donde se vive como en un pueblo. El centro de la ciudad tiene muchísima identidad colonial, incluso se conservan los nombres dados por los españoles y franceses, aunque traducidos. La comida típica es muy variada, (y excelente), lo que contrasta con el resto del país y hay infinidad de restaurantes de comida local, da la impresión de que todo el mundo se conoce, los músicos se mezclan de una banda a la otra, se puede beber alcohol en la calle y todos aceptan a un bar ruidoso como vecino. Eso es parte de la vida diaria de esta ciudad. Incluso los locales se quejan de los del norte que se mudan a la ciudad sin saber estas reglas!





















Llegamos con el tren por la tarde, Susan nos estaba esperando y nos llevó a su casa por el “camino largo” donde pudimos hacernos una primera idea de la ciudad. Muy cerca de su casa está Oak St. Y el famoso bar The Maple Leaf, era Martes y actuaba la Rebirth Brass Band, una banda de jazz de New Orleans muy famosa, así que como bienvenida nos invitó a su concierto, que estuvo magnífico, pura energía.






A la mañana siguiente en el French Quarter (barrio francés), gracias a Robert, asistimos al rodaje desde adentro del set de la serie American Horror Stories, y vimos actuar a Jessica Lange y Kathy Bates. Por la tarde recorrimos el centro histórico, la catedral, su plaza de armas (donde hay garballons, una especie de palmeras mediterráneas -mallorquinas del llevant dirá Malén-), comimos baignets (pastelitos típicos) en el Café du Monde y Ostras a la manera de Louisiana.







Pasamos por Bourbon Street, la calle de la decadencia, donde los turistas llegan sólo para emborracharse pero que no aporta demasiado. Y tuvimos un primer encuentro con Frenchmen Street, que son un par de cientos de metros de antros ofreciendo buena comida, y aún mejor, mucha música, y de la buena. Este es el paraíso de los músicos, ambiente festivo, buenas propinas y clientes agradecidos. Es muy normal ver cantidad de personas con instrumentos caminar de un lado a otro y como lo comprobamos enseguida nadie duda en invitarte a tocar con ellos, aunque no te conozcan de nada. Así entró Pablo por la puerta grande a su primer concierto en Maîson, le siguió una banda callejera y terminó tocando en el Negril con Jonh Lisi amigo de Brando. Nada mal, considerando el nivel musical. Sueño cumplido. También tuvimos la oportunidad de ver a Greyson Capps tocando con amigos a la vuelta de la esquina de la casa de nuestros amigos ah, e invitados por la dueña del bar.







A parte de buena música, y de los barrios (incluso aquellos que desaparecieron literalmente tras el paso del huracán Katrina), nuestros amigos nos llevaron a hacer un recorrido entre los humedales y pantanos, y pudimos ver cocodrilos, un armadillo y pájaros diversos.








También pudimos recorrer la ciudad en bicis y pronto disfrutamos de los paseos por calles disfrutando de sus jardines y parques planos. Al final en los 6 días que estuvimos en la ciudad ya nos conocíamos con un montón de gente que nos saludaba por la calle y Pablo tenía más invitaciones para seguir tocando… pero también teníamos que seguir nuestro camino.



                                                                                                                                                                    El Lunes por la tarde regresamos nuevamente en tren a Jackson, Mississippi, donde Sarah, una amiga de Susan nos estaba esperando para llevarnos a Ridgeland, donde aún estaba nuestra enferma compañera.




Dormimos nuevamente con furgo en el taller y el Martes fuimos a la casa de Joshua, que contactamos por Couchsurfing, y que gentilmente nos vino a buscar. El problema de estas ciudades es que no tienen un servicio de transporte público eficiente, y los taxis son demasiado caros. Ah, caminar es algo muy raro, las distancias son enormes y no hay aceras ni paso de peatones.





El Martes nuestros amigos de Mallorca nos confirmaron el envío de las piezas que tendríamos que recibir el Viernes por la tarde o el siguiente Lunes por la mañana, lo que alargaría bastante nuestra espera.
Estuvimos tres noches en casa de Joshua que nos dejó su bonita casa con total libertad, incluso nos pudimos relajar en la piscina comunitaria, cosa que estuvo muy bien.







                                                                           

El Jueves por la noche nos encontrábamos rastreando el envío con la compañía, cosa que nos ponía bastante incómodos, ya que según la página de internet de la empresa, nuestro paquete, aparte de estar retenido en aduanas (otra vez con la protección de fronteras...), parecía que lo habían reenviado a Alemania. Por suerte todo fue una falsa alarma y el Viernes por la mañana ya recibíamos la confirmación de que el paquete estaba en Jackson, aún así, ellos se tomaban todo el día para entregárnoslo. Por suerte no fue así, y la gente de Ridgeland Service Center que tan bien se portaron con nosotros y que tan bien nos atendieron antes de recibir el paquete ya nos habían desmontado a Furgo así que cuando llegó el paquete en medio de aplausos del personal, montaron todo enseguida, nos revisaron todo y después de casi 15 días de espera....... partimos!!!


Queremos agradecer de nuevo y  muy especialmente a toda la gente que nos ayudó en esto:

En Mallorca a Gonzalo, Byron, Pedro Campaner y todo el personal de Tot Jardí, que los pusimos en un gran aprieto y se portaron todos como héroes.

En Ridgeland a todo el personal de Ridgeland Service Center, especialmente a su dueño Hal Mardis y a su hijo Josh, que se preocuparon en todo momento para que tengamos de todo y estemos cómodos.
 
A Susan y Robert en New Orleans, fueron increíbles con nosotros y lo apreciamos muchísimo.

A Sarah de Jackson que sin conocernos nos vino a buscar y nos encontró donde estar para el fin de semana.

A Joshua, que nos prestó su propia casa en Clinton, esperamos que tenga unas buenas vacaciones en España











1 comentario:

  1. Hola mis chiquillos viajeros...!me encanta las fotos, lo que relatan sobre el viaje aún con los contratiempos, eso lo hace más importante y a nosotros nos mantiene pendientes de lo que va sucediendo día a día, les mando un beso enorme y mucha suerte! cuidensé los quiero muchooooo, mamá susana

    ResponderEliminar